EL OÍDO DE LA MEMORIA

MINISERIE

Grabado en Montevideo, Uruguay 

Esta es una miniserie en la que cada capítulo está protagonizado por un conjunto musical con características únicas. En él se propone trascender el lugar del espectador y acercarse a la vivencia de los artistas en escena con la guía de músicos profesionales tras las cámaras. Un resultado visual comprometido con el sonido y sus múltiples significados.

Se presenta lo musical como otra forma de vivir la memoria, dejando en manos del espectador su reconstrucción única y personal que completa el resultado de la experiencia.  

Seis historias musicales breves que se conectan para componer uno de los tantos puzles culturales del sur de América.

 

El patrimonio cultural es un puente entre el pasado y las generaciones futuras, donde se imprimen un sinnúmero de huellas del accionar humano. En cada época, de esa vastedad de datos de la realidad que nos proporciona la producción cultural del hombre, se seleccionan algunos para que formen parte del Patrimonio Cultural, en tanto se les reconocen valores significativos para decidir su conservación. A la vastedad de datos existentes se agrega la dificultad de que a lo largo de la historia lo que se entiende por “patrimonio” y por “cultura” sufre profundas variaciones en su significado, fruto de los paradigmas de cada época.

Otra contraposición a la cual se enfrenta el Patrimonio Cultural es la constante tensión entre “lo viejo” y “lo nuevo”.

EI patrimonio cultural en su materialidad, es el soporte de un mensaje espiritual que trascendió a su momento histórico y hoy nos permite la afirmación de nuestra memoria, memoria que da forma a las raíces del árbol que necesita crecer.

 

"Las historias sonoras del tango son revisitadas por La Mufa, colectivo instrumental uruguayo formado en 2003, para urdir otras historias, otras formas de ensamblar la tradición con la Guardia Nueva, con Piazzolla, con Stravinsky, con composiciones nuevas".

A.Laluz

El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional.
Pese a su fragilidad, el patrimonio cultural inmaterial es un importante factor del mantenimiento de la diversidad cultural frente a la creciente globalización. La comprensión del patrimonio cultural inmaterial de diferentes comunidades contribuye al diálogo entre culturas y promueve el respeto hacia otros modos de vida.

 

"Sara Sabah lleva la voz al goce de ese virtuosismo que, con mínimo despliegue, logra fundir sonido, palabra y gesto para contar historias sefaradíes anónimas o la musicalización de versos de la geografía más cercana en el tiempo."

A. Laluz

A la vastedad de datos existentes se agrega la dificultad de que a lo largo de la historia lo que se entiende por “patrimonio” y por “cultura” sufre profundas variaciones en su significado, fruto de los paradigmas de cada época.
Otra contraposición a la cual se enfrenta el Patrimonio Cultural es la constante tensión entre “lo viejo” y “lo nuevo”.
Progreso y tradición han transitado un proceso complejo de convivencia generando modelos a seguir o debatir, alimentando argumentaciones y conceptos respecto a la modernización y a la necesidad de conservar ciertos referentes del pasado.
Desde el presente que escribe, hacemos referencia a nuestra época con la denominación de “actual”, cual si fuera definitiva, sin percatarnos de su progresiva caducidad. Desde esa perspectiva “actual” se analiza el paradigma previo, del cual nos diferenciamos por algún hito que marcó un cambio de tendencia, como una etapa a la que pasamos a denominar “tradicional”.

 

"Signos del rock se anudan con una vocación experimental en el original lenguaje de Ojos del Cielo, que bien podría portar los relatos de otras patrias musicales pero no pueden despegarse de los que son musicados y resignificados en las calles montevideanas."

A.Laluz

Creemos que el objeto de la conservación del Patrimonio Cultural debe plantearse en función de servir al hombre y su memoria e identidad. Un bien cultural es bueno y útil a la comunidad, en tanto sea referente de la actividad humana. El bien cultural tiene un soporte tangible y a veces parece que este fuera el objetivo real de la conservación; sin embargo, el mismo no es más que un medio que sirve a las propias circunstancias culturales.
 

"Tangos guitarreros, valses, foxtrots, milongas y otras voces pulsan en el repertorio de Los Cigarros, trío que destila un swing desacartonado, fresco, para demostrar que las formas tradicionales son mucho más que objetos arrumbados en un museo imaginario."

A.Laluz

Podemos compartir expresiones del patrimonio cultural inmaterial que son parecidas a las de otros. Tanto si son de la aldea vecina como si provienen de una ciudad en las antípodas o han sido adaptadas por pueblos que han emigrado a otra región, todas forman parte del patrimonio cultural inmaterial: se han transmitido de generación en generación, han evolucionado en respuesta a su entorno y contribuyen a infundirnos un sentimiento de identidad y continuidad, creando un vínculo entre el pasado y el futuro a través del presente.

"Gonzalo Franco y La Plazuela convierten en texturas de alto poder rítmico la confluencia del flamenco con la musicósfera montevideana. Los palos del flamenco andaluz y la luz de los patios sevillanos iluminan los pasos de alguien sobre el asfalto de la calle Isla de Flores, en Montevideo, ese paisaje erigido junto al río como mar."

A.Laluz

"El tiempo y el espacio se revuelven en un instante. Un instante que suena y se dispersa en el aire. Pero esa fracción efímera, la música, es también una rendija por la que apreciamos algo de lo infinito. 

Aquí conviven los registros audiovisuales de esos instantes fugaces y virtuosos con los testimonios de sus artífices, para multiplicar la experiencia estética con algunas de las muestras más valiosas del quehacer musical de estas latitudes. 

Cada una de estas expresiones abreva en un cruce de tradiciones y, a la vez, delinean un boceto del presente en tanto diálogo entre permanencias e innovaciones. Son músicas elegidas por el compromiso con la técnica -tanto en las interpretaciones como en la composición-, con lo que se puede narrar desde el refinado trabajo con los climas expresivos."

Alexander Laluz